Entrevista

Rodrigo Rivas

Para ser exitoso en este rubro se requiere un lado estratégico y una visión comercial sobre cómo capitalizar tu talento de la mejor manera.

Egresado de la facultad de Facultad de arte y diseño

Especialidad: Diseño Gráfico

Decisiones en la vida universitaria

Rodrigo se sincera y asegura que tuvo dudas, como cualquier joven que termina la secundaria, acerca de su futuro profesional. Su elección por la PUCP fue determinada por el plan de estudios que ofrecía. “La verdad me parecía completo y con formación artística integral. Eso es básico”, señala.

Para él, la carrera de Diseño Gráfico fue la que calzaba con sus aspiraciones artísticas y profesionales. Es así como la carrera le permitió unir una con la otra y desarrollarse profesionalmente gracias a los conocimientos y herramientas que le brindó la carrera.

Perfil de un diseñador gráfico

Rodrigo apunta que, aunque parezca increíble, los artistas deben tener bien desarrollado el sentido de la investigación. Ello permitirá al artista poder desarrollar nuevas ideas. Por su parte, la constancia es vital, puesto que no todo saldrá en una primera instancia. “Siempre debes ser constante. Trata una y otra vez y verás cómo mejoras”, asegura.

Por otro lado, el mercado es especial y por ello considera que se deben tener nociones de los procesos actuales del mercado laboral. “Las tendencias visuales y sociales son parte fundamental para poder vender tu trabajo”, apunta. Ser especialista en una rama permite que te reconozcan como aquella persona que se enfoca y es buena en algo en particular.

“El mercado laboral es abundante y por eso mismo la competencia es alta”, asegura. Compartiendo la experiencia de sus conocidos y la personal, la especialización ahora se realizar con mayor rapidez y ello permite el despegue de una trayectoria profesional en el mercado.

Ruiveran

Rodrigo recuerda su etapa en las aulas y las enseñanzas de sus profesores. Las herramientas y metodologías brindadas permiten al alumno tener especialización en diversas ramas. “Puedes ser diseñador editorial, de marcas, diseño web, ilustraciones, indumentaria, animación, trabajar para una empresa o ser independiente”, asegura.

Facebook e Instagram son plataformas que permiten a los artistas gráficos tener su propia vitrina con el mundo y con potenciales clientes. En ese sentido, Rodrigo Rivas tiene una marca personal, Ruiveran, la cual cuenta con 1550 seguidores en alrededor de 2 años.

“Ruiveran es concept art e ilustraciones personales. Aquí hago, principalmente, ilustraciones digitales y diseño de personajes. La existencia de estas páginas están empezando a traerme clientes reales”, narra.

Zeppelin

Zeppelin es un estudio de animación publicitaria y allí trabaja Rodrigo. Este estudio fue el encargado de realizar la animación de los comerciales televisivos de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Allí, Rodrigo es diseñador y artista de pre-producción.

Un día en la empresa comienza con diseños que realiza cada artista y cada cierto tiempo existen rondas de feedback y correcciones según los proyectos que cada uno va trabajando. “Usualmente manejo entre dos y cuatro proyectos en simultáneo y también asisto a reuniones con clientes como supervisor de arte”, apunta.

Una parte diferente que aprecia el artista son los almuerzos con Netflix. Allí ven muchas series animadas de donde pueden aprender estilos y pasarla bien un rato. “Es un ambiente amigable y relajado, donde podemos ser nosotros mismos y las ideas fluyen en equipo”, afirma. Para él es satisfactorio terminar el día sabiendo que estás seguro que lo que haces te gusta y puedes disfrutar de algo que hacías desde niño.

Perú, país sin cultura de diseño

Para Rodrigo las organizaciones en el país no tienen una cultura sólida acerca de los aportes que puede generar un diseñador. “Está normalizado la mala práctica, es decir, las largas jornadas laborales con una mala paga”, afirma. Lo anteriormente mencionado, desde su perspectiva, acarrea una devaluación del trabajo y una producción rápida, pero mediocre.

Al respecto, sugiere que una solución a la problemática podría ser que la organización de diseñadores profesionales se ponga de acuerdo y busque detener esta situación. “El problema va desapareciendo de a pocos, pues cada vez hay más agencias, clientes y empresas que valoren a su equipo de arte y diseño, pero es un trabajo de largo aliento”, asegura.

Asimismo, considera que es, a pesar de todo, es satisfactorio destacar y ser exitoso en este rubro, ya que se requiere un lado estratégico sobre cómo y cuánto especializarse, y una visión comercial sobre cómo capitalizar el talento de la mejor manera. “Yo no lo consideraba importante cuando entré, pues veía a la carrera simplemente como un tema de creatividad o talento innato”, señala.

Consejo para artistas gráficos

Rodrigo aconseja que desarrollen una marca personal, sea cual sea la rama del diseño que elijan y que nunca dejen de practicar. “Entrénense constantemente y encuentren el nicho donde se desarrollarán”, apunta.

De la misma forma, señala que no deben ser generalistas que hacen diseño web, animación, diseño de contenido, foto y cada rama del diseño al mismo tiempo. Por el contrario, ello debilita la calidad de tu portafolio. “Escoger una o dos de estas especialidades y enfocarse con todas las energías en desarrollar eso es clave para destacar”, asegura.

Por último, la capacidad de investigación y calidad del portafolio es lo que hará una diferencia. “Hoy en día se puede aprender mucho por Youtube. El portafolio te diferenciará de una persona que recién ha aprendido a utilizar un programa en una plataforma web”, finaliza.

Por Javier Prado
Lima, julio 2019

Testimonios y entrevistas relacionadas

Mi propósito es contribuir con el crecimiento a mejorar la calidad de vida de las personas.

Andrea Carruitero

Ingeniería Industrial

El profesional tiene que ser alguien que tenga una base técnica sólida y sin descuidar un aspecto muy importante, la relación entre personas.

Roberto Arbulú

Ingeniería Civil

La visión completa de tu carrera termina de consolidarse cuando ya estás trabajando en una empresa.

Miguel Agüero

Ingeniería Informática