Perú perdió más de 900 mil empleos permanentes desde el 2001

Según el estudio de Grade “Los efectos desprotectores de la protección del empleo: el impacto de la reforma del contrato laboral del 2001”, cuatro de cada cinco relaciones laborales en el sector formal de la economía peruana son contratos temporales.

A partir de un caso de despido de miembros del sindicato de trabajadores de Telefónica del Perú S.A.A, en el año 2001, una sentencia del Tribunal Constitucional dispuso que si un trabajador era despedido de manera arbitraria -no se le comunica la causa de despido o se le despide en base a hechos falsos, no contemplados en la ley- podía ser recolocado en su puesto.

En una entrevista con Gestión, el director ejecutivo de Grade, Miguel Jaramillo, indicó que “el estudio muestra que la reforma laboral que llevó a cabo el TC en el 2001, que restablece una vía de reparación, vía la reposición del trabajador en su centro de trabajo, tiene efectos muy negativos sobre los trabajadores”.

Y es que según el especialista, lejos de dar mayor estabilidad, la reduce. “La probabilidad de tener un contrato permanente se reduce drásticamente”, precisó. En ese sentido, el efecto promedio de corto plazo (hasta 5 años después de la reforma) es una reducción del 50% de la probabilidad de conseguir un empleo permanente, mientras que la reducción de largo plazo es de 80%.

Por otro lado, según sectores, en el 2014 y 2015, el estudio indica una variación de -81% en manufactura; -84% en construcción; -53% en comercio; y -85% servicios.

Cabe señalar que el estudio resalta que la sentencia afecta los ingresos de los trabajadores temporales debido a que los permanentes reciben mayores ingresos. “La pérdida de ingresos para los trabajadores son cerca de S/ 6 mil millones anuales. Es dinero que podría estar en bolsillos de trabajadores pero se han perdido por menor productividad, en parte por, quizá, mayores ganancias de las empresas, entre otros factores”, agregó.

Asimismo, señaló que “ahora tendríamos 930 mil trabajadores más con contratos permanentes de los que tenemos”.

Por otro lado Jaramillo mencionó que “ hay 36 mil trabajadores que podrían estar sindicalizados pero no lo están debido a la reforma lo que comprende una brecha de 18% en el sector privado”.

Razón por la cual, para él, debería plantearse la revisión del fallo del TC, por el impacto negativo que ha generado en la fuerza laboral. También recomendó pensar en un sistema que proteja a los trabajadores y no a los empleos.

 

Fuente: Gestión

Fuente imagen: TV Perú

 

Diciembre, 2017