Tino Vargas Raschio

“Estudiar derecho no fue una decisión racional. Simplemente me gustó”

Especialidad: Derecho Laboral

Tino Vargas es Abogado titulado de la Pontificia Universidad Católica Del Perú, con amplia actividad profesional en Derecho Laboral y en Seguridad y Salud en el Trabajo. Árbitro inscrito en el Registro Nacional de Árbitros de Negociaciones Colectivas – Sector Privado del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

Tino Vargas recuerda con mucho entusiasmo cómo escogió su carrera. Un flyer que hablaba sobre derecho económico llamó su atención. Era lo que él buscaba en una carrera. Ingresó a la universidad y dentro reafirmó su decisión. Si bien no existía un curso de derecho económico poco a poco descubriría que su camino lo guiaría a derecho laboral.

El estudiar derecho no fue un decisión racional. No era algo que había pensado, él simplemente sabía que era la carrera indicada. “Me parecía interesante. En derecho todo está en la ley, todo tiene un orden. A cada problema el derecho le puede dar una solución en base a la lectura de la ley” explica.

“El derecho es una ciencia social que se encarga de regular los principales valores y principios que la sociedad considera que son los más loables. Los recoge para que estos sean cumplidos por todos los integrantes de la sociedad. En el tema laboral se recoge lo derechos que se consideran para que los trabajadores tenga un trato digno y justo. Cada especialización recoge lo que la sociedad considera correcto” enfatiza.

A diferencia de otros estudiantes de derecho, Tino no quería litigar. Se imaginaba viendo temas económicos o en la Bolsa de Valores, sin embargo no imaginó que la vida lo llevaría por el derecho laboral.

El camino al derecho laboral

Tino empezó practicando en Electro Perú donde fue partícipe de una negociación colectiva. Ahí no solo aprendió sino que descubrió que el derecho laboral era lo que había estado buscando. “Uno de los prejuicios que hay de derecho es que el abogado está detrás de un escritorio y ese puesto no me parecía tan acartonado. Ahí decidí especializarme en derecho laboral” acota. Tras su experiencia en Electro Perú, Tino práctica en el Banco de la Nación, lugar donde lo mandaban a sacar copias. Si bien en ese momento se sentía frustrado se dio cuenta que ser pro activo y tener iniciativa son características fundamentales de todo abogado.

A diferencia de sus compañeros, Tino se graduó a los 33 años. Tuvo que abandonar la carrera por dificultades económicas. Se fue a trabajar al extranjero donde aprendería y ganaría experiencias que le servirían en su carrera como abogado. Fue durante ese tiempo que afrontó una de sus mayores dificultades. El saber si regresaría a la universidad y si lo haría como sería. Fueron dudas que lo acompañaron hasta el día que retomó sus estudios.

Él sabe lo que cuesta tener una carrera. Lo vivió pero sobre todo luchó y no se dio por vencido. Es la perseverancia lo que le permitió tener éxito en su carrera profesional.  “Fui mensajero, vigilante, hice de todo. Yo sé lo que cuesta tener una carrera. Me siento afortunado. Desde que termine la carrera a los 33 años, he crecido bastante rápido. Todo eso se debe al esfuerzo.” recalca.

“Lo que hice en el extranjero me sirvió como experiencia. Yo he trabajado como vigilante de noche. Ahora que veo derecho laboral cuando hablo con el sindicato los trabajadores creen que yo no sé lo que es trabajar de noche, pero yo sí sé que es no poder dormir en las mañanas. Todo esto me sirve en el trabajo, me sirve para poder comunicarme con los clientes porque yo he estado en el otro lado” enfatiza.

Una carrera con un amplio campo laboral 

La carrera de derecho cuenta con un amplio campo laboral. Si bien existe competencia, cada profesional debe buscar la forma de destacar y sobresalir del resto. Todo eso implica esfuerzo y dedicación.

Dentro de la especialidad se puede trabajar en diferentes lugares. Dentro del área legal de una empresa o en el área de recursos humanos. Asimismo, se puede trabajar en un estudio o en el Estado. Algo que caracteriza el derecho laboral es que su forma de trabajo. Para Tino, el derecho laboral es muy dinámico, pues nunca estarás detrás de un escritorio. “Puedes patrocinar a trabajador o puedes ser árbitro donde no patrocinas ni a A ni a B. Las opciones son variadas pero eso no significa que sea fácil” explica.

Durante su estadía en España, Tino conocería el despacho Uría Menéndez, lugar del que quedaría fascinado. “Yo quería trabajar ahí” señala. Sin saber que tiempo después el estudio en el trabajaba se fusionaría con Uría Menéndez formando el despacho Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría. Actualmente Tino desempeña el cargo de abogado senior. Atender consultas, ir al Ministerio de Trabajo son algunas de sus principales funciones. Se encarga de ver temas de consultoría y negociaciones colectivas. Un día puede estar en una audiencia y al otro día puede estar consultorías.

Consejos finales 

Tienes que sacarle el jugo a tu jefe. Cuando empiezas a practicar, tú no vienes a trabajar, vienes a aprender. Mientras más pidas, más aprenderás. Es importante que tengas iniciativa. No esperes que te den las cosas. Pide, participa y opina.

Diana Castro