Patricia Velarde

“Lo importante es tener la convicción de que sí es posible contribuir a generar un cambio positivo”

Especialidad: Comunicación para el Desarrollo

Patricia Velarde es licenciada en Comunicación para el Desarrollo y Magíster en Gobernanza y Desarrollo (Universidad de Amberes, Bélgica). Ha sido asesora en Proagua, que brinda asistencia técnica a empresas que prestan servicios de agua y saneamiento. En el sector público, fue coordinadora de un programa de reciclaje en la Municipalidad de Miraflores y actualmente es especialista de Lineamientos en Políticas en el Minedu.

Vivir la experiencia intercultural junto al desarrollo profesional

Patricia ingresó a la universidad sin saber muy bien qué quería estudiar. En el colegio había participado de algunos voluntariados que le hicieron cuestionarse sobre las enormes brechas sociales del país y ello le hizo elegir la carrera de Comunicación para el Desarrollo. Su paso por Estudios Generales fue un espacio de amplio descubrimiento donde se encontró con estudiantes con similares intereses e inquietudes.

En facultad realizó un intercambio con la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá en Colombia. Dicha experiencia le brindó la oportunidad de comparar el nivel de exigencia y el tipo de pedagogía entre ambas universidades. Cursó asignaturas en comunicación social, ciencias políticas, antropología y sociología. Además del aprendizaje, Patricia Velarde resalta la experiencia fuera del aula, al vivir y profundizar en el cotidiano de otra ciudad, construir vínculos amicales con estudiantes locales e internacionales, así como conocer las diversas percepciones que se comparten sobre el Perú.

Después de terminada la universidad, y contando con cierta trayectoria laboral, hizo su maestría en la Universidad de Amberes en Bélgica. “Es lo que recomiendo. Es mejor llevar una maestría cuando ya tienes la experiencia de trabajo en campo”, resalta Patricia, ya que así se tiene la capacidad crítica para confrontar y complementar la teoría con la propia experiencia.

Mejorando los instrumentos de investigación

Actualmente Patricia es docente del curso “Comunicación para el desarrollo: perspectivas teóricas” y señala que la Facultad de Comunicaciones “a diferencia de otras Facultades, prepara bastante bien en la gestión de proyectos, ya que se dictan cursos enfocados en el diagnóstico, el diseño y la evaluación de proyectos de Desarrollo”; sin embargo recomienda que se dé mayor importancia a la formación y fomento de la investigación en la Facultad de Comunicaciones.

“Yo aprendí recién en el trabajo a utilizar fórmulas y gráficos en Excel, pero es algo que los estudiantes también deberían aprender, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo, o en métodos mixtos de investigación. Mientras tanto, les recomendaría llevar cursos en la Facultad de Ciencias Sociales, los cuales son mucho más rigurosos”, sugiere Patricia.

Patricia señala que es vital el conocimiento de estadística y de saber cómo sistematizar y analizar la información recabada mediante encuestas, grupos focales o entrevistas a profundidad, por ejemplo. Es por eso que nuevamente, Patricia recalca que si bien es un punto a mejorar en el aprendizaje, sí es posible ser rigurosos con la metodología en Comunicación para el Desarrollo.

Compromiso social en la trayectoria laboral

Uno de los trabajos en los que ha aprendido más fue aquel que desarrolló como proyecto final de la carrera. En un inicio el objetivo era realizar talleres de fortalecimiento organizacional a una asociación de recicladores del Cercado de Lima, pero en su primer encuentro, estos manifestaron que su principal interés era conseguir que la municipalidad los formalice e incorpore dentro de programas de reciclaje.

El fin último era mejorar la calidad de vida de los recicladores, dejando de ser informales, perseguidos por los municipios y discriminados por la sociedad en general. En ese momento, Patricia comprendió que lo principal, antes de proponer cualquier objetivo o proyecto, es conocer las realidades y demandas de las personas con las cuales deseas trabajar, y que la labor del comunicador para el desarrollo es apoyar dichas demandas.

El trabajo después de eso fue lograr que la universidad capacitara a 100 recicladores, a fin de obtener el certificado requerido para la formalización, en el marco de la Ley 29419. “Si realmente te interesa generar un cambio, hay que comprarse el pleito” resalta Patricia. Pero eso no fue todo, un año después se encontraría frente a la misma situación pero desde otra posición laboral, como coordinadora de un programa de reciclaje municipal.

Durante aquel primer cargo de responsabilidad en gestión pública, aprendió a trabajar con los actores de aquel proceso: los recicladores, los vecinos del distrito y la Municipalidad. Uno de los retos fue lograr la aceptación de los recicladores dentro de la comunidad vecinal, debido a los prejuicios y miedos atribuidos a los recicladores. La premisa del compromiso social es lo central cuando se trabaja en desarrollo.

Patricia también recomienda que es importante “saber cuándo retirarse de un proyecto al darte cuenta que está afectando más que beneficiando a las personas”. Y es que un comunicador para el desarrollo siempre debe garantizar e identificar cuáles son las principales necesidades y demandas de las personas con las que va a trabajar. Los proyectos de desarrollo no generan resultados positivos per se.

Perfil del comunicador para el desarrollo en gestión pública

Patricia Velarde ingresó como comunicadora al Minedu y progresivamente fue entrando en temas de gestión, convivencia escolar y políticas educativas. Sobre el enfoque comunicacional del sector, hubo tiempos donde se le pedía únicamente la producción y difusión de contenido mediático, mediante folletos y videos. Sin embargo, poco a poco empezaron a comprender el enfoque relacional de los procesos de la comunicación.

Por último, explica que un comunicador para el desarrollo, o cualquier especialista que trabaje en desarrollo, debe ser tolerante a la frustración. “Necesitas ser sumamente flexible a todos los imprevistos, tropiezos y dificultades que puedan haber, saber que puede estar yendo todo bien y de pronto cambian de ministro, y en seguida de directores, y se abandonan los procesos o se modifican las prioridades”, y es que durante su tiempo en el Minedu ya han pasado hasta cuatro ministros.

A pesar de lo que digan las pruebas, a largo plazo sí hay mejoras. Patricia Velarde reconoce que aún hay brechas respecto a lo que se ve en ámbitos rurales pero sí hay un cambio positivo que el comunicador para el desarrollo no debe perder de vista. Al respecto, Patricia explica: “El desarrollo no es lineal, es más bien caótico, incierto, de bajadas y subidas, pero a largo plazo llegas a percibirlo. Sí es posible gracias al compromiso de todos los actores involucrados en el proceso de cambio”.

Valery Vergaray

Lima, agosto 2018