Manuel Monteagudo

“Los jóvenes deben luchar por los principios en los que creen y tener la rebeldía de aprender, leer y cultivarse más cada día”

Especialidad:

Con un master en leyes por la Universidad de Houston y un doctorado en Derecho por la Université de Paris 1, Panthéon – Sorbonne. Manuel Monteagudo, egresado de la Facultad de Derecho, fue primero Asistente del Abogado Consultor, luego Secretario General y ahora es el actual Gerente Jurídico del BCRP. También es profesor principal del área de derecho internacional de la PUCP y ha publicado investigaciones relacionadas al derecho monetario y financiero internacional.

Hábitos de un joven estudiante de derecho

La formación de los estudios generales le permitió aprender de profesores como Luis Jaime Cisneros y Salomón Lerner. Los cursos orientaron su visión reflexiva y le generaron un gusto particular por la filosofía y la economía. En ese momento, el Dr. Manuel Monteagudo no sabía que el derecho internacional económico sería una de las áreas en las que más se desarrollaría a lo largo de su vida.

Como profesor en la Facultad de Derecho, Monteagudo considera que los alumnos leen más que antes y piensa que es un hábito que jamás debe perderse a lo largo de la vida profesional. Asimismo, señala que deben dedicar más tiempo no solo a leer sino también a reflexionar sobre las lecturas, pues eso los ejercitará en la construcción de ideas y argumentos.

“Siempre es un reto decir lo máximo posible en lo menos posible y expresar de manera sencilla lo complejo”, puntualiza Monteagudo y añade que esas son habilidades que solo se adquieren con la lectura. Además, comparando con su experiencia en el extranjero, señala que en nuestra formación existe todavía una brecha en el nivel de lectura y la capacidad de redactar ensayos y disertaciones.

Conociendo la formación jurídica en otros países

Como en Estados Unidos y Francia la formación jurídica es distinta, Manuel Monteagudo ha tenido oportunidad de comparar ambos sistemas de enseñanza. Señala que los abogados norteamericanos tienen un estudio riguroso de las fuentes jurisdiccionales y prácticas, mientras que en Francia, de la misma forma rigurosos, estos tienden a un enfoque más histórico del Derecho.

Respecto a su experiencia en Estados Unidos, pudo constatar el gran esfuerzo con el que los anglosajones construyen su ‘edificio argumental’. “Ese esfuerzo los ha ejercitado en ser personas que leen mucho no solo de jurisprudencia sino también la fuente doctrinaria y son muy cuidadosos en la manera de citar a sus fuentes”, cuenta Monteagudo. Sustanciosas notas al pie de página son muestra de que los argumentos presentados siempre tienen un soporte previo. Pronto se convenció de que aquel hábito “te da gran seguridad al enfrentarte a un tribunal o a una discusión jurídica”.

El Dr. Monteagudo cuenta que en Francia existe una cultura de la disertación que también recurre a fuentes. Sin embargo, se es “consciente de dónde vienen las instituciones jurídicas, por qué se forman, cómo evolucionan e incluso hacer una prospectiva y pensar hacia dónde van”. Acerca de esto, comenta: “Siempre había una referencia al origen, y no al origen inmediato, a veces nos íbamos a la edad media o la antigüedad para entender la evolución de una institución jurídica como la monetaria”.

El derecho y las crisis financieras

Son estos ejercicios intelectuales aprendidos en ambos países los que lo familiarizaron con normas y prácticas del derecho monetario y financiero que llegaban al Perú a inicios de su carrera. Aquel período coincidió con su reincorporación al Banco Central de Reserva y la del país al sistema internacional, adoptando estándares regulatorios en materia financiera y económica. “Esa familiaridad me permitió la aplicación, adaptación y regulación de esas normas”, indica Monteagudo.

Fueron las épocas de crisis económica financiera, en plena renegociación de la deuda externa, las que planteaban ciertas interrogantes al derecho. Ese panorama, para un joven profesional suponía un trabajo muy interesante. De hecho, eso fue lo que le motivó a ingresar al Banco Central de Reserva: “De trabajar en estudios privados viendo cuestiones societarias, comerciales y judiciales, interrumpí ese interés para dedicarme a escribir mi tesis de bachiller vinculada a la economía, lo que realmente me apasionó y bueno, terminé donde estoy”.

Hoy en día, algunas de las áreas que se encuentran en la frontera del desarrollo del derecho son la regulación financiera, la regulación monetaria y las relaciones económicas internacionales. Estas materias no solamente se nutren de usos y costumbres de los mercados privados (Lex Mercatoria), sino también de las mejores prácticas seguidas por los reguladores bancarios y financieros de diversas jurisdicciones. Organizaciones económicas internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Bank for International Settlements o la OECD dialogan constantemente de estos temas.

Hacia el derecho internacional económico

Aquello que el Dr. Monteagudo vio en su momento como una semilla en el país, hoy por hoy se ha convertido en un campo de interés que acoge a muchos profesionales. A continuación, brinda algunos consejos para aquellos que quieren ejercer el derecho internacional económico.

Para familiarizarse, llevar la mayor cantidad de cursos electivos vinculados a economía, derecho bancario, instituciones financieras, derecho internacional económico y derecho internacional en general. Además, destaca la dedicación a la lectura especializada de revistas académicas y profesionales que hoy resultan accesibles a través de los diversos servicios que ofrecen las bibliotecas. No hay justificación para que un alumno de la PUCP no lea fuentes de primer orden.

“También buscar la posibilidad de prácticas en estudios privados o en bancos. El acceso a materias económicas y financieras es progresivo”, señala Monteagudo. De la misma forma, recomienda realizar estudios de posgrado en el país o en el extranjero, así como aprender a dominar varias lenguas, incluyendo a alguna de las lenguas nativas peruanas.

Acerca de sus labores en el BCRP, el Dr. Monteagudo cuenta que “es una satisfacción ser parte de una institución que congrega a un equipo de profesionales de distintas disciplinas y generaciones”. “En nuestra Gerencia Jurídica realizamos la tarea propia de un departamento legal de una gran empresa, en cuestiones corporativas laborales y judiciales y al mismo tiempo nos involucramos en las tareas inherentes de un Banco Central regulador de la liquidez monetaria y participante de los mercados monetarias en el país y en el exterior”, señala Monteagudo.

Para finalizar, Manuel Monteagudo reflexiona acerca de su quehacer profesional: “Todos en una colectividad necesitan en algún momento de un abogado, sea para celebrar un contrato simple o afrontar una problemática compleja. Al final, este oficio nos aproxima a las personas, lo cual es sin duda un privilegio como experiencia humana.”

Valery Vergaray

Lima, noviembre 2018