Luis Enrique Ortiz Vidal

L

El mecánico todo lo puede, todo lo sabe, sino lo aprende y todo lo hace bien

Especialidad: Ingeniería Mecánica

Luis Enrique Ortiz estudió Ingeniería Mecánica en la PUCP. Ha llevado una Capacitación en elaboración de propuestas de investigación en la PUCP-DAAD. Así como un curso de Gestión de proyectos de productos innovadores en la Universidad de São Paulo, en Brasil. En esta universidad estudió una Maestría en Ingeniería Mecánica y un Doctorado, ambos estudios en el área de térmica y fluidos. En la actualidad, es investigador de post doctorado y consultor de la Universidad de São Paulo, y co-investigador de un proyecto en la PUCP.

Luis Enrique nos cuenta que a pesar de que su test vocacional señaló que sería un buen profesional de física, matemática o filosofía, su primera opción fue la ingeniería industrial, debido a la influencia de sus compañeros del colegio. En la facultad, tuvo la oportunidad de conocer mejor sobre las especialidades y se cambió a Ingeniería Mecánica puesto que consideró iba más acorde con su gusto por la física y la matemática. Comenta que aunque se vincula la ingeniería mecánica con la industria automotriz, el espectro de actuación de los profesionales de esta especialidad es mucho más amplio. De otro lado, considera que un ingeniero mecánico debe ser tenaz, perseverante y riguroso: “tiene que existir en su vida cierta rigurosidad, es diferente a ser cuadriculado, no tiene que llegar al punto de ser cuadriculado”, comenta. Como profesional, indica que uno debe entregarse y ser curioso para identificar los problemas y analítico para utilizar las herramientas adecuadas según lo requieran las circunstancias.

La ingeniería mecánica y el mercado laboral

Nos explica que las cinco áreas que se desarrollan dentro de la ingeniería mecánica son: materiales, manufactura, energía, diseño y producción. Nos cuenta que ha hecho un seguimiento sobre las ofertas laborales desde el año pasado y que ha observado que en la actualidad el panorama laboral no se encuentra en su mejor momento; sin embargo: “esto no es particular de la ingeniería mecánica, es una cuestión del Perú en general, no es que el mercado ya está saturado o que sea una carrera que ya se venció… hay varias obras que se tienen que hacer en el país”, indica. Específicamente, considera que el área de la energía es un campo de múltiples oportunidades en nuestro país ya que es necesario diseñar y producir de forma más eficiente. Nos comenta también sobre la rama de la investigación de mejora o creación de procesos y productos, la actividad de investigación suele ser parte de los estudios de posgrado de los profesionales y un campo de acción que se ha desarrollado bastante, sobre todo aquella vinculada a la energía, en lo que respecta al ahorro o disminución del consumo, y aquella vinculada a la creación de nuevos materiales.

En cuanto a las posiciones a las que puede aspirar un profesional de esta especialidad, estas varían desde ocupar un cargo de gerencia general o gerencia de ingeniería, un ingeniero de proyectos: “en las empresas grandes y pequeñas, los gerentes son ingenieros mecánicos o civiles porque ven el panorama completo, tanto la parte técnica como administrativa”, explica. Además, considera que la línea de carrera del profesional no solo puede ser bastante larga en jerarquía también puede profundizarse en el caso de los investigadores senior. De otro lado, si se trata de un emprendimiento personal, los ingenieros mecánicos tienen la capacidad de ser gerentes y gestores, más aún si es que se trata de profesionales que han desarrollado el gusto por la economía, según comenta.

Su experiencia personal

Nos cuenta que su experiencia profesional ha sida diversa ya que sus prácticas pre-profesionales fueron en la industria procesadora de oro y, más adelante, en una planta de ovoproductos. Después, trabajó en una empresa minera como consultor y tuvo la oportunidad de viajar a Bolivia y a una mina de plomo y zinc en ceja de selva. Recuerda que en aquellos proyectos, él tuvo que tratar con autoridades como superintendentes y otros profesionales, y que hubo situaciones donde tenía que negociar y manejar la situación por el bien del personal que estaba a su cargo. En el 2008, fue a Brasil a hacer su Maestría y trabajó en un proyecto de investigación con Petrobras. En el 2010, inició sus estudios de doctorado hasta el 2014, durante este periodo hizo un intercambio en la Polytechnique Montreal en Canadá y fue contratado como investigador adjunto: “para un intercambio en pregrado está bien ver el ranking mundial de universidades, pero para estudios de posgrado, uno tiene que identificar los grupos de excelencia en su área de investigación, sobre todo en el doctorado. Tu asesor, la convocatoria, la universidad te dan el tema de maestría, pero el doctorado es más independiente y son 4 o 5 años, así que tiene que gustarte”, explica.

En la actualidad, se desempeña como investigador de post doctorado en la Universidad de São Paulo, en su sede en São Carlos, y como consultor en la misma universidad. Nos cuenta que como investigador y consultor tiene flexibilidad de tiempo y se encarga de organizar su día y aprovechar el tiempo al máximo: “un investigador se caracteriza por que le gusta lo que hace y trabaja porque quiere, no hay horarios, todo el día piensas en tu proyecto, no es una profesión es una vocación que uno tiene”, añade. Nos cuenta que en las primeras horas de mañana se dedica a escribir algún artículo o dimensionarlos, y que tiene reuniones o asesorías con estudiantes. Comenta que en el 2015, junto con profesores de la PUCP, presentó un proyecto de investigación y que ganaron el financiamiento del FONDECYT por lo que es co-investigador en la PUCP.

Reflexiones finales

Comenta que el área en que se ha especializado como investigador le ha dado la oportunidad de exponer su trabajo en Corea del Sur y Francia, le ha permitido investigar en Brasil y en Canadá: “ir a otros países te abre otro panorama acerca de la profesión, la vida, las diferentes sociedades”, indica. Considera que la rama de la investigación le da al profesional flexibilidad, independencia y oportunidades de viajar, y crecer tanto en lo personal como en lo profesional.

Recomienda que el profesional elija en qué áreas de la ingeniería mecánica quiere desarrollarse y enfocarse en esas áreas según vea las oportunidades laborales: “al enfocarse en una o dos áreas, el profesional se mostrará más interesado en las entrevistas de trabajo porque es lo que quiere realmente, por eso no se trata de decir que ‘buscas trabajo en lo que sea’, debe ser más de acción y no de reacción”, insiste. Considera que las actividades de voluntariado son muy positivas para los profesionales porque uno se relaciona con otros profesionales, te enseña a tener más tolerancia y es algo medible que puede ser beneficioso para oportunidades laborales futuras.

Por Erika León
Lima, febrero 2016