Lourdes Uzuriaga

“La ingeniería industrial me permitió explorar muchas áreas, sino fuera por mi carrera no hubiera podido meterme en tantos sitios y sectores desconocidos”

Especialidad: Ingeniería Industrial

Lourdes Uzuriaga es egresada de la carrera de Ingeniería Industrial de la PUCP. Ha realizado un diplomado en Docencia Universitaria en el Instituto para Calidad de la Educación de la USMP. Así mismo cuenta con un Diplomado en Implementación y Auditoria de Sistemas de Gestión de la Calidad, Seguridad y Medio Ambiente. Es responsable del desarrollo de nuevos negocios B2B para el mercado de Centroamérica, desde Panamá, y Sudamérica, desde Perú.

Escoger una carrera es muy importante. Muchas veces siendo tan joven tomar una decisión es complicado y es probable que no sea la decisión correcta. Es por ello que a veces se decide por la carrera más amplia y la que te de mayor espacio de maniobra. Ese fue el caso de Lourdes y esa carrera fue ingeniería industrial.

Lourdes reconoce que no hay un línea que marque su carrera. Ha realizado consultorías, trabajos en el área de marketing, en el área de finanzas y en planta. Son estas experiencias las que Lourdes rescata de su profesión. Esa versatilidad para movilizarse, probar y experimentar diferentes trabajos fueron importantes porque formaron parte de su aprendizaje.

“La ingeniería industrial me permitió explorar tantas áreas. Ir por tantas posiciones diferentes. Si no fuera por mi carrera no hubiera podido meterme en tantos sitios y sectores desconocidos. La elección de ingeniería industrial fue buena. Y eso es algo que lo fui aprendiendo con el tiempo” enfatiza.

El ingeniero industrial no solo debe trabajar en una planta produciendo cosas. Lourdes considera que en una economía como la actual, la carrera debe ser vista como una herramienta. Lo que diferencia al ingeniero industrial del resto de carreras es su conocimiento en diferentes campos. “La carrera te permite conocer muchas cosas. Te permite desarrollarte en un ambiente multidisciplinario” recalca.

Experiencia laboral

A los 18 años, Lourdes ingresó a AIESEC y se convirtió en voluntaria de la organización. Fue durante esa etapa que sintió una primera alerta. Había comenzado y le gustaba. “Lo que hice ahí fue una de las cosas que me trajo más alegría y satisfacción. Me gustaba algo que no tenía nada que ver con mi carrera” señala.

Lourdes abandona el voluntariado y se dedica exclusivamente a sus prácticas pre profesionales. Ya había terminado la carrera y había trabajado en diferentes lugares y empresas. Una de sus mejores experiencias fue en el Aeropuerto Jorge Chávez trabajando en el área de calidad, seguridad y medio ambiente en el equipo que mantenía el ISO y  las certificaciones del mismo. “Estuve año y medio. Fue uno de los trabajos que más me gustaron porque era un trabajo en el que auditaba toda la empresa, aprendí de todas las aéreas porque al auditar las personas te cuentan lo que hacen” explica.

Tras dicha experiencia Lourdes se inicia en el rubro de los startup. Se había dado cuenta que debía seguir su vocación. En ese momento comienza en Grupon. Había conseguido un trabajo en el área de marketing y ventas de dicha empresa. La experiencia le encantó. Ella no sabía de la empresa ni entendía su forma de trabajo pero como todo startup: todo es prueba y error.

“Fue loquísimo porque nunca había comprado un cupón en mi vida, no sabía cómo hacían plata. No entendía la bulla sobre los cupones y dentro de la empresa me di cuenta de las cosas. Me encantó la posición, me encantó que los jefes eran extranjeros, me encantó que a pesar de ser una empresa ya consolidada tenía una cultura startup. Tenía mucho de prueba error. Podías equivocarte, y no  pasaba nada, porque aprendías de lo que te equivocabas” señala.

Emprendimiento en el extranjero

Desde sus inicios en AIESEC, el intercambio había sido su principal anhelo. No se había podido concretar por motivos económicos, pero ya estaba trabajando y sabía que había llegado el momento.

Había postulado mediante AIESEC a un puesto en la empresa Dell en Panamá. Lourdes recuerda que la llamaron para un puesto al que no había postulado. Había quedado en la terna final, por lo que cuando se abrió un cupo en el área de marketing la llamaron para dicho puesto. Ella había estado trabajando en Grupon, un año, y ya tenía una empresa en Perú junto a su novio pero como ella señala “las cosas pasan por algo”. Tomó la decisión de irse a Panamá.

“Mi viaje de intercambio fue a todo nivel muy bueno porque era una posición regional. No solo hablaba de otros países o de la realidad del Perú. Hablaba de hábitos de consumo, hábitos de compras en todo Centroamérica y Miami. Cuando ya sales de tu país, y no hay nadie a quien acudir hay menos aversión al riesgo. Eso fue lo que pasó. Hice mi posición en Dell y estuve un año en el área de Marketing” enfatiza.

Mientras trabajaba en Dell, junto a su socio deciden emprender un negocio. Es así que en octubre del 2015 inician sus negocios en Panamá. Actualmente, Lourdes cuenta con tres empresas en Panamá dedicadas a brindar soluciones tecnológicas. Cloud Quest, Home Partner y Chispa Agencia de Publicidad y Marketing son sus empresas en Panamá. Pero Lourdes regresa a Lima con el objetivo de emprender, una vez más. Esta vez con un verdadero startup vinculado a temas de educación.

Richard Branson dijo una vez: “Mi mejor negocio será el que viene”. Siguiendo esa cita, Lourdes considera que su mejor negocio es el que tiene en Panamá y conforme pase el tiempo su mejor negocio será el último que realice.

Consejos

Desde el inicio de la carrera ponganse a trabajar o hacer algo. Puede ser un voluntariado o ayudar en casa. La única forma de descubrir tu vocación es haciendo cosas. Siendo industrial te puedes poner a ayudar en una tienda o en una empresa, pero para ayudar debes tener los conocimientos. Uno descubre lo que le gusta cuando lo hace.

Diana Castro