Leysi Freitas

Un comunicador tiene bastante bagaje, pero un publicista tiene que ser un volador. La imaginación tiene que estar a mil

Especialidad: Publicidad

Viajó hacia Argentina para especializarse en Gestión de la Comunicación Empresarial en la Universidad Austral de Buenos Aires. Ahora tiene los días muy atareados como Jefa de Marketing en Soluciones DELCK.

Leysi Freitas rescata de su memoria la pregunta que uno de los directivos de la Escuela de Posgrado, donde hizo sus primeras prácticas, le formuló:
–Por último, ¿tú eres comunicadora o eres publicista?
–Yo soy publicista –dijo ella–.
–No –corrigió rápido el directivo–.Tú no eres publicista, tú eres comunicadora. La publicidad es tu especialidad, tu carrera consiste en comunicar
“Y eso es básico”, completa Leisy, “no puedes permitir que la gente te etiquete. Publicista, sí, a mucha honra, pero eres Comunicadora en Publicidad”, aclaró. 

Desde la Meca de la Creatividad

Siempre aparecen cosas nuevas, un publicista no deja de aprender y debe buscar  especializarse, piensa Leisy. “Tiene mucho que ver lo que tú estudias, cómo te especializas, las experiencias que tienes no solamente dentro de tu trabajo sino si has hecho otras cosas afuera”, refiere.

Ella, por ejemplo, terminada la carrera en la Católica, decidió buscar en Argentina lo que aquí no encontraba. “La idea era buscarme una especialización. Las maestrías aquí tenían los planes de estudios muy concentrados en lo que es comunicación en sí, historia de la comunicación, estructura de la comunicación, etcétera”, precisa.

Leisy trabajaba en Marketing mientras buscaba algo más especializado a nivel empresarial (ámbito donde ahora se desenvuelve). Barajaba tres opciones fuertes en Publicidad y Comunicación: España, Brasil o Argentina, por la que se decidió: “Era más cercano, más accesible y la cultura en sí era parecida a la nuestra”, dice. Eligió la Universidad Austral, recuerda los dos años que vivió sola, en un inicio “no conocía a nadie”, como una experiencia que alimentó mucho su espíritu y su profesionalismo.

Argentina es, pues, un destino muy recurrido por los publicistas, es la “Meca de la Creatividad”, como dice Leisy. Además, “hay muchísimas especializaciones, maestrías y diplomados que se enfocan bastante en Creatividad y Artes Visuales. Muchos de los chicos que estudiaron Publicidad y se dedicaron a la Creatividad o al Diseño Gráfico, definitivamente se van a Argentina a hacer especializaciones”, cuenta Leisy.

Con su maestría en Gestión de la Comunicación aprendió todo lo que tenía que ver con el nivel empresarial de la comunicación interna y externa, media training, responsabilidad social, etc. “Es mucho más global y más especializada de lo que tú puedes aprender de la carrera de publicidad aquí, que está más enfocada en lo que es marketing y agencias”, concluye.

Creativo o innovador

Quien quiera esta carrera, debe siempre buscar y saber darle la vuelta a las cosas. No es para personas estáticas. “Un egresado de publicidad tiene que ser muy dinámico. Si no es muy creativo, tiene que ser bastante innovador, proactivo en el sentido que quiere averiguar cosas, quiere saber más”, comenta Leisy.

En cuanto a la resolución de problemas, Leisy ejemplifica: “Aunque tengas un problema gigantesco, un creativo o un publicista siempre va a saber resolverlo aunque no tenga mucho presupuesto”. Por otro lado, para el perfil personal, enumeró tres características: bastante positivo, entusiasta y empático.

Ella misma se considera una persona que “puede salir de cualquier problema en cualquier circunstancia sea como sea. Siempre tengo que hacer las cosas lo mejor que puedo y al máximo de tiempo posible”, dice Leisy, exigente consigo misma.

Enterada de que los publicistas son vistos como “un poquito locos, atolondrados que miran muchas cosas”, dice: “Es cierto, tienen mucho de eso porque son creativos, pero por otro lado, el publicista también ve muchísima amplitud en las cosas”, es decir, que tienen mucha previsibilidad. 

También advierte: “Hay que tener mucho cuidado para no hacer publicidad engañosa. Digamos que puedes llegar a exagerar hasta cierto límite pero salirte de esos parámetros ya te puede generar problemas lícitos. La publicidad te lo permite, sí. La gente te lo permite, también. Y los productos siempre te lo van a permitir”, acota Leisy.

A continuación, da un ejemplo: “Los medicamentos no te permiten exagerar porque no puedes mentir y decir ´¡Te va aliviar la fiebre en un cinco!´. Pero sí te dice, ´te alivia la fiebre mucho más rápido que el otro´. Está permitido, no estás mintiendo. Pero son simplemente juegos persuasivos”, explica.

El mito de las agencias

Las preferencias de Leisy apuntan al trabajo en empresas, no tanto al que las agencias ofrecen. Este fue un cambio importante en la visión que Leisy tenía de la carrera. “Cuando yo recién egresé, sentí que si no trabajaba en una agencia de publicidad iba a estar muerta”, cuenta. Otras opciones eran la docencia o la consultoría.

“A mí me gustaba lo que era estrategia. Entonces, es justamente la estrategia que me lleva a trabajar a nivel empresarial. Y me di cuenta que no necesariamente debía estar trabajando en una agencia, que una agencia no es lo último a lo que uno puede postular al salir al campo laboral” apunta Leisy.

Quiere dejar en claro para los estudiantes que la Publicidad no necesariamente se desenvuelve en una agencia o una consultora, sino que “el campo de la publicidad y las comunicaciones es muy amplio y uno puede desempeñarse en cualquier lugar a cualquier nivel si es que pone las ganas y el esfuerzo que se requiere”. 

Hoy, según Leisy, las empresas no solo buscan marketeros, también requieren creativos o especialistas en medios para que “trabajen dentro de su personal, porque no necesariamente trabajan como agencia, donde es difícil entrar si es que no tienes una vara. Eso es un plus para todos los egresados”, comenta.

En ambas, agencias y empresas, se hacen cosas nuevas y diferentes cada día, pero elegir entre una agencia y una empresa es como que te guste conocer la parte o el todo de un trabajo. “En una agencia de publicidad tienes diferentes clientes, diferentes planes de comunicación, diferentes planes de publicidad y lo vas trabajando a nivel de clientes”, refiere.

En cambio: “En una empresa, es mucho más dinámico y un poco más estresante porque todo lo necesitas para hoy, para ayer y para antes de ayer”, ironiza. “Tú vas trabajando a plazos largos, si te sale un nuevo producto, piensas en cómo vas a trabajarlo, con quiénes, con cuánto tiempo, en cuántas provincias y regiones, a nivel nacional, internacional, o sea ves todo el panorama”, detalla Leisy.

En conclusión, Leisy cree: “En una agencia ves parte por parte, una persona que se encarga de medios, otra de la creatividad, de la estrategia. En una empresa tú lo tienes que ver todo. A mi criterio, es lo que más me gusta”.

Como jefa de Marketing de la empresa Soluciones DELCK dedicada a los servicios tecnológicos, en épocas de campaña fuerte, tiene los días muy “atareados”: “En el sentido que tienes que trabajar con proveedores, coordinar con direcciones, con supervisores a diferentes niveles, trabajar con gente que no necesariamente te llevas bien”, cuenta. 

Actualmente, trabaja en el lanzamiento de un servicio: “Que sea un servicio es un poco más difícil de generar campaña que un producto específico como una radio o un celular. Un servicio tiene que ser mucho más llamativo porque no lo ves. Estamos en plena campaña de este servicio y tenemos prácticamente seis reuniones interdiarias”, reuniones que parecen batallas seguramente.

Para ese trabajo cuenta con la ayuda de una agencia en la parte creativa. “Todo el plan estructural ha salido de nosotros y muchas veces ellos quieren cambiarte el panorama, hacer una cosa nueva y no necesariamente concuerda con nuestro plan anual”, explica Leisy.

Justamente, son esos los momentos para aprovechar. “Porque lo más importante no es necesariamente cómo vayas a sufrirla, sino qué haces para sufrirla. O sea tú tienes que aprender de la gente que te rodea, del trabajo donde estés, del rubro”, explica Leisy, que voltea los problemas a su favor, de la manera proactiva que explicó líneas arriba.

Ha sabido pasar los vendavales gracias al trabajo en equipo. “Lo más satisfactorio es ver que las cosas te han salido bien y no solamente porque tú te esforzaste del todo, sino porque tienes un equipo de gente que tú has liderado que ha sabido desempeñarse bien”, recuerda.

Leisy ha sido felicitada por personas que al inicio de un proyecto no confiaban en el resultado que ella y su equipo obtendrían. “Ha sido un éxito rotundo, Leysi, felicidades”, le han agradecido, “esa es la mayor satisfacción, saber que tu trabajo es recompensado y retribuido por los demás”. He ahí la conquista de una comunicadora publicista.

Lima Junio 2011
Por Reiner Díaz