Guicela Moscoso Pinto

Mi carrera es un medio para servir a los demás. Una bendición más, regalada por Dios

Especialidad: Ingeniería Industrial

Ingeniera Industrial de profesión, Guicela Moscoso reconoce la buena preparación que la universidad ha impartido a sus estudiantes. La PUCP ha acostumbrado a sus alumnos al esfuerzo, a los proyectos complejos y al continuo análisis. No ha encontrado realmente dificultades en el ámbito profesional: “Más que las bromas que nos señalan que como ingenieros industriales no somos especialistas en algún tema, lo cual lo veo más bien como ventaja, el ser todistas y poder aportar en todos los ámbitos”, indicó. Luego de finalizada su formación en la PUCP, continuó estudiando una maestría en Administración de Negocios en ESAN. Además ha representado al Perú en calidad de becaria en programas de especialización en Gestión por Competencias financiados por la Cooperación Española; también es Auditora de calidad ISO 9001. Actualmente continúa llevando cursos de actualización en temas de calidad y afines.

Una larga trayectoria, una amplia experiencia:

Al terminar la carrera de Ingeniería Industrial Guicela trabajó en la empresa Ferreyros, en el área de Repuestos donde fue convocada gracias a una colega de la universidad. Sin mucha claridad sobre en qué rubro quería especializarse, sus dudas cristalizaron cuando ganó una beca para ir a trabajar en Southern Perú Copper Corporation, en el asiento minero de Toquepala. Allí se integró a un proyecto de 300 millones de dólares para la construcción de una Planta de Lixiviación, viendo temas de logística y costos.

Algún tiempo después, perteneció a la Corporación Telefónica como responsable de un proyecto de Implementación de la Gestión por Competencias y durante siete años se desempeñó en la Contraloría General de la República, participando en comisiones fiscalizadoras de funcionarios públicos y luego como Coordinadora Técnica de Proyectos en la Gerencia de Gestión de Proyectos supervisando el avance de los proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Desde hace seis años, se ocupa de la supervisión de los equipos administrativos de  proyectos mineros y de construcción tanto en el Perú como en el exterior, en el Grupo Graña y Montero.

Parte de su trabajo consiste en visitar los distintos proyectos fuera de Lima a fin de revisar los procesos administrativos actuales y reunirse con los equipos de Administración: tanto para discutir alternativas de solución frente a alguna problemática, como también para difundir los procedimientos de la empresa o las mejores prácticas que se hayan adoptado. Cuando su labor se concentra en Lima, realiza actividades de soporte y de seguimiento a la gestión de los proyectos, a través de indicadores e informes de gestión.

El mercado laboral:

Guicela considera que el mercado actual es favorable. “Cualquier profesional puede  desarrollar una atractiva línea de carrera si demuestra potencial y disposición para aprender y aportar a su empresa, cual sea el rubro o sector”, agregó. Un ingeniero industrial puede llegar a ser líder de las áreas de Finanzas, Gestión de Proyectos, Calidad, Procesos, Recursos Humanos, Tecnología e Informática, Operaciones, Marketing, Auditoría, entre otras cosas.

Esta visión dista un poco de su visión inicial como profesional; la misma se ha ido formando con los años. El estar en diferentes sectores, además de enriquecer su experiencia profesional, le ha permitido reconocer qué sectores disfruta más que otros: “Al final, el objetivo de un profesional es el mismo; propiciar mejoras en tu organización para maximizar utilidades, en un entorno de respeto al colaborador y con una actitud íntegra en todo momento”.

Consejos finales:      

El principal consejo que brinda Guicela es que los alumnos encuentren el disfrute en su etapa universitaria: “Al recordar esos años, veo que junto con la etapa colegial, han  sido las épocas más llevaderas y felices de mi vida”, señala. También afirma que además del estudio esforzado, igualmente se dediquen a actividades extracurriculares como voluntariados, deportes, música, idiomas que enriquecen sus habilidades y destrezas. Además aconseja evitar agobiarse sobre si han elegido la carrera ideal ya que siempre existe la posibilidad de poder hacer esa evaluación dentro del campo laboral: “El camino se hace al andar así como que cada día trae su propio afán”, concluyó.

Por Jorge Madico
Lima, julio 2016