Frank Ardiles

La universidad te da las herramientas y la base, pero son las especializaciones y la experiencia las que definen el éxito en la vida laboral

Especialidad: Administración

Frank Ardiles estudió Administración de empresas en la PUCP y ha llevado una Maestría en Globalización y Desarrollo Económico en la Universidad de Amberes en Bélgica. Cuenta con 17 años de experiencia y en la actualidad se desempeña como analista de negocios e reingeniería en la Escuela de Negocios de Schulich en la Universidad de York en Canadá.

Nos cuenta que ingresó a la Universidad para estudiar ingeniería, carrera que eligió por influencia familiar y porque le gustaban los números. Sin embargo, poco después se dio cuenta que buscaba una carrera más dinámica que le permitiera enfocar su interés y habilidades en distintos sectores: la administración de empresas. Considera que esta especialidad hace uso de las matemáticas, la estadística y la economía; así como de las habilidades de comunicación y relación interpersonal. Además, indica que la especialidad brinda las herramientas necesarias para identificar y aplicar modelos conceptuales, plantear estrategias de mercados, de recursos humanos, de organización. De otro lado, afirma que permite el reconocimiento y utilización de tecnologías de información.

Un abanico de oportunidades laborales

Considera que las áreas de mayor demanda para los administradores son aquellas vinculadas a finanzas, tecnología, mejora de procesos, recursos humanos y logística, aunque las posibilidades laborales para esta carrera son infinitas. Nos explica que en su experiencia como docente de la PUCP y cuando ha tenido oportunidad de conversar con los alumnos, estos piensan que deben llegar a ocupar una posición gerencial a largo plazo; para él esta no es la única posición que el administrador puede elegir: “Las gerencias son los puestos que menos se demanda, y el gerente es una persona que tiene habilidades para organizar su área y para hacer que las otras personas cumplan con los objetivos de dicha área, se necesita experiencia en el área y las habilidades blandas pero no es el único fin”, indica. Afirma que uno se puede desarrollar en distintas posiciones dentro su área de elección: “A unos les gusta manejar personas, control de información, manejo de resultados, supervisar proyectos o las tareas de los subordinados, a otros les gusta especializarse en algo y seguir a profundidad en eso”, comenta.

Indica que el egresado de administración de empresas debe ser un profesional preparado en finanzas, marketing, recursos humanos, administración de la producción, manejo básico en tecnologías de información, entre otros. Considera que la elección de la especialización depende del interés personal y de las oportunidades de desarrollo que uno encuentre, según correspondan a las expectativas de cada quien: “Al inicio la elección es difícil pero debe elegir, las alternativas siempre están presentes y es una carrera de demanda, no solo en el país sino también en el exterior. Se debe encajar los gustos, habilidades y expectativas laborales en distintas especialidades donde uno se puede desarrollar como administrador”, añade. Más allá de las habilidades blandas y técnicas, considera que el conocimiento de las nuevas tecnologías de la información y el dominio de idiomas son fundamentales para los estudios de posgrado y para acceder a mayores posibilidades laborales que implican la movilización a otros países.

Su experiencia laboral

Nos cuenta que su primera experiencia laboral fue en el área de logística de Pro-Futuro y que gracias a esta AFP pudo trabajar con London Consulting Group donde dio sus primeros pasos en la consultoría, específicamente en mejora de procesos y análisis de negocios: “La experiencia que me dio haber trabajado con esta consultora marco mi rumbo profesional”, comenta. Tuvo la oportunidad de trabajar como consultor en la Corporación Financiera Internacional, rama privada del Banco Mundial, donde participó en proyectos en gobiernos municipales, en el mejoramiento de procesos de otorgamiento de licencias de funcionamiento para la apertura de nuevos negocios, la experiencia tuvo éxito en Lima y se replicó en Honduras. También se especializó en SAP cuando trabajó en el Banco de Crédito y en negocios de seguros y tecnologías.

En la actualidad, trabaja en la Universidad de York en Canadá, en la Escuela de Negocios de Schulich, como analista de procesos y reingeniería. Desde esta posición se ocupa de la recolección de requerimientos de cinco áreas diferentes para la generación de nuevos sistemas y la planeación de nuevos procesos que hagan a la organización más eficiente y productiva. Así pues, trabaja con las unidades de admisiones y reclutamiento de estudiantes de posgrado, de pregrado, relaciones internacionales, ayuda financiera y registro de nuevos estudiantes: “Recolecto la información para la mejora de los procesos, generación de manuales de procesos y funciones, de indicadores que midan estas mejoras y trabajo conjunto con los especialistas de tecnología para la implementación de sistemas”, indica.

Nos explica que en cuanto a mejoras de procesos ha habido una serie de metodologías como Calidad total y Just in time, pero que él se especializó en Lean Management que es una metodología orientada a la disminución de los desperdicios de los procesos que no solo se enfoca en la producción sino también al área de servicios como educación o banca. Otra metodología es Six Sigma, la cual se enfoca en la reducción en la variabilidad de la calidad del producto o servicio que se entrega al cliente: “Hay mucha competencia para captar estudiantes, entonces se necesitan estas herramientas para reducir los tiempos de evaluación de los postulantes, reducir los costos de la evaluación y que el postulante se sienta satisfecho con la información que se entrega, entre otros”, detalla.

Reflexiones finales

Considera que una de las mayores satisfacciones es el hecho de terminar los proyectos de forma exitosa y ver los productos de su esfuerzo, y que los desafíos radican en lograr y mantener el interés de los demás trabajadores en los proyectos de mejora de sistemas para mejorar los procesos, servicios y productos: “Son personas de distintos países, distintas áreas, poder comunicarme adecuadamente para que vean el valor de lo que se hace es importante”, comenta.

Finalmente, recomienda que la preparación y la capacitación son sumamente importantes, así como la indagación sobre las opciones laborales que uno puede tener, por lo que aconseja que los estudiantes y egresados se contacten con profesionales de su especialidad para que puedan expandir sus puntos de vista. Además, recomienda que no se enfoquen en las alternativas clásicas de desarrollo sino que investiguen sobre otras especializaciones y que busquen cumplir los requerimientos según observen la demanda laboral: “La universidad te da las herramientas y la base, pero son las especializaciones y la experiencia las que definen el éxito en la vida laboral”, concluye.

Por Erika León
Lima, diciembre 2015