Daniel Quiun Wong

“Atesoro mucho esa posibilidad de que lo concebido en planos esté siendo construido y persista en el tiempo”

Especialidad:

Actual socio de una de las empresas líderes en diseño estructural: Prisma Ingenieros. Daniel Quiun es egresado de la carrera de Ingeniería Civil y cuenta con una diplomatura por la Universidad de Kioto en Japón. Además, es miembro del comité de Albañilería en SENCICO debido a lo cual realiza conferencias nacionales e internacionales orientadas a difundir las buenas prácticas en construcción.

Conociendo el ámbito de la ingeniería civil

Al iniciar la carrera, el profesor Quiun solo sabía que la ingeniería civil tenía que ver con construir puentes, edificios y caminos. Y es que hace 45 años no había tanta información de la carrera ni mucho menos contacto con profesionales que ilustraran el quehacer del ingeniero. Sin embargo, el profesor Quiun, ya en la Facultad de Ciencias e Ingeniería pudo decidir de entre los distintos campos, a la actividad del diseño estructural.

“Ahora las prácticas están mejor organizadas y hay mayor comunicación entre estudiantes y egresados” asegura Quiun y añade que las redes sociales hacen posible discutir casos en construcción alrededor del mundo: “Se cayó el puente en Italia y la información ya está disponible a nivel mundial. Entonces se discuten cuáles son las causas y todos pueden opinar, profesionales, profesores y alumnos. Antes era imposible. Había que esperar meses a que alguien publicara un estudio y se empezara a conocer”.

Además de ser profesor en la PUCP y realizar conferencias con SENCICO por todo el país, también es socio de Prisma, una de las empresas líderes en diseño estructural. “Normalmente recibimos proyectos de los arquitectos, les cotizamos el diseño y en función del proyecto se va ajustando” cuenta Quiun y añade que los ingenieros van atendiendo el proyecto de forma que tenga la correcta definición de los elementos estructurales y se pueda terminar a tiempo para el cliente.

 

La naturaleza de construir

En algunos distritos de Lima se tiene la costumbre de primero construir y después regularizar la obra. ¿Por qué el Perú no puede tener una cultura de formalización en construcción? Ese es uno de los sueños del Ingeniero Quiun. “Me gustaría que el mercado mismo promueva un proceso adecuado en construcción: el proyecto arquitectónico, los ingenieros estructurales, si fuera necesario estudios de suelo, y así lograr que los proyectos bien hechos sean masivos”.

Es la perspectiva que tiene después de más de 30 años de trayectoria laboral. Y es una aspiración que le comparte a sus alumnos con renovado fervor. “En 1998 tuvimos que atender el reforzamiento de los reservorios elevados de Pisco y Palpa, construidos en los años 50. Cuando diez años después ocurrió el terremoto con una magnitud de casi 8 grados, el reservorio se mantuvo en pie”, recuerda el ingeniero Quiun.

Y es que el reservorio no solo es ejemplo de buen reforzamiento sino también muestra de que haciendo un buen análisis estructural el proyecto termina siendo de utilidad para la población. En el caso de Pisco se trató de un reservorio que, de haberse dañado, la ciudad se hubiera quedado sin abastecimiento de agua. ¿Cómo surge su interés por el diseño estructural?

Hacia la sismorresistencia del diseño estructural

El ingeniero Quiun adquirió amplia experiencia en sismorresistencia a raíz de los estudios del terremoto de México en 1985; esa fue la razón por la que realizando su diplomado en Kioto sus profesores vieron un gran valor en el hecho que fuera latinoamericano y pudiera conectar estudios de ambos países y traducirlos en una investigación que fuera de interés para la comunidad investigadora.

Quiun ha sido quizás uno de los pioneros en el Perú en estudiar cómo reducir las vibraciones del terremoto a través del dispositivo Amortiguador de masa sintonizada, que si bien ya no se usa con frecuencia fue el precedente para el uso actual de sistemas de protección sísmica en edificios. “Siendo una tecnología relativamente nueva en el Perú, hay mucho que leer y descubrir porque hay distintas opiniones sobre su utilidad”, aconseja el ingeniero Quiun.

Todos los ámbitos de trabajo desde la ingeniería civil siempre cumplen un rol social, en ese sentido Quiun explica la dinámica de los nuevos dispositivos: “Los aisladores y amortiguadores hacen que las vibraciones no lleguen con tanta fuerza a los ocupantes del edificio”. También explica que en el Perú se está considerando obligatorio el uso de los aisladores sísmicos para edificios públicos como hospitales y universidades: “La idea es que protejan la estructura, a los ocupantes y que no haya daño.

Visión actual del ingeniero civil

Aunque los alumnos de la PUCP tengan una mejor percepción en el mercado laboral, lo cierto es que hay una gran competencia con las universidades que también están produciendo ingenieros civiles. “Los alumnos deben ir desarrollando un criterio y experiencia que les sirva para su ingreso al campo profesional. Si bien el mercado no puede absorber a tantos ingenieros civiles, hay gran cantidad de cosas por hacer en todo el Perú”, comenta el ingeniero Quiun acerca de la coyuntura nacional.

Los profesionales de ingeniería civil suelen ingresar a trabajar a empresas constructoras, debido a la mayor necesidad de construir edificios. “En menor medida a obras viales, carreteras y diseño estructural de edificaciones. Algunos van por la rama de geotecnia, que constituye el estudio previo de suelos y terrenos donde se quiere construir, y por la rama de hidráulica, más relacionada a obras públicas”, cuenta el ingeniero Quiun.

Debido al convenio de la PUCP con la universidad de Delft en Holanda, Daniel Quiun pudo llevar cursos dirigidos por expertos en la especialidad de hidráulica aunque nunca llegó a dedicarse a eso. “Los alumnos deben buscar una especialización que les guste y apasione. Además, buscar información tanto de profesores como la de divulgación a nivel nacional e internacional. Un egresado tiene que leer y estar enterado de lo que ocurre”, finaliza el ingeniero Quiun.

 

 

Valery Vergaray

Lima, octubre 2018