Bernardo Alayza Solís

“Donde existe un campo laboral es en el tema de innovación e inclusión”

Especialidad: Comunicación para el Desarrollo

Bernardo Alayza es investigador con experiencia en proyectos y políticas de comunicación para la innovación inclusiva. Ha realizado diversas publicaciones y ponencias a nivel nacional e internacional. Entre los proyectos en los que ha participado se encuentran “Casas calientes” y “Riogenerador”, ambos enfocados en solucionar las onsecuencias del cambio climático en zonas alto andinas.

La comunicación como catalizador en grupos transdisciplinares

Bernardo Alayza tiene ya más de diez años de experiencia en el sector innovación. Al terminar el colegio y decidirse por Comunicación para el Desarrollo, su visión era “hacer algo que pudiera contribuir a la sociedad”, y fue mediante una convocatoria del Grupo de Apoyo al Sector Rural-PUCP en el 2006 cuando la visión que tenía cambió y se dio cuenta de cuál podía ser el rol de la comunicación en el espacio de la ciencia, tecnología e innovación.

La innovación es reconocida por su importante contribución al desarrollo y el bienestar de la sociedad. Se entiende por innovación a nuevas combinaciones o formas de hacer productos, procesos, métodos de comercialización o cambios organizativos. Así, para que ocurra la innovación, varios factores a nivel social y técnico deben darse al mismo tiempo, siendo por ello necesario contar con un equipo transdisciplinar.

Bernardo Alayza explica mejor: “Quien pensó el celular no solamente pensó en la cuestión técnica, porque en la cuestión técnica quizás hubiese salido un celular mucho más grande; pensó también en la portabilidad, que no sea pesado, que se amolde a tu oído y que lo puedas guardar en un bolsillo, es decir que lo puedas usar”.

En este equipo transdisciplinar donde hay científicos, ingenieros, gestores y sociólogos, la labor del comunicador para el desarrollo es “canalizar los diversos aprendizajes de los diversos grupos que ni siquiera se han puesto a pensar en cómo generar innovación de manera que sea útil para la sociedad”, señala Alayza y añade que ser comunicador para el desarrollo “no solamente es el acto de llevar la información a una comunidad sino también la cuestión previa de generar estrategias que hagan confluir lo técnico y lo social”.

Sesgos en el trabajo de comunicación y cómo cambiar esa forma de pensar

A lo largo de su experiencia profesional, Bernardo Alayza ha podido demostrar que existen diversos roles que son claves desde la comunicación para poder generar resultados que tengan impacto. “Puedes aportar muchísimo y no solamente ser una persona que intervenga de manera instrumental, sino de manera estratégica”, señala Alayza respecto a la idea equivocada de que el comunicador solo ve el tema de la foto o la difusión.

Sus esfuerzos radican entonces en mostrar la importancia del rol del comunicador para diversos proyectos porque “la visión del comunicador se ha transformado alrededor del mundo, no solamente es el que pone bonito algo para su difusión, sino que es el estratega que toma la decisión y que canaliza las diversas fuentes de conocimiento que existen”, añade Bernardo Alayza.

La capacidad de reorientar procesos como ventaja profesional

Bernardo Alayza brinda tres recomendaciones a los egresados de Comunicación para el Desarrollo: Entender el escenario, reconocer cuál es tu público objetivo y tener la capacidad de reorientar procesos. Acerca de la primera, comenta que “no solo es entender el escenario donde se va a difundir algún tipo de tecnología, sino también entender qué percepciones, valores e ideologías tiene el público que va a utilizar determinada innovación”.

Alayza también explica que la capacidad de reorientar procesos está relacionada con er un agente de cambio, y brinda un ejemplo respecto a la problemática social de las heladas en el Perú: “No porque la mayoría de personas esté llevando frazadas, yo voy a hacer una estrategia para continuar llevando frazadas, tengo que ser un agente de cambio y aquí es donde la innovación puede contribuir a cambiar la vida de muchos quizás con tecnología barata y sencilla de replicar que ayude a calentar las viviendas”.

Asimismo, resalta que el comunicador para el desarrollo tiene que tener capacidades críticas, reflexivas y analíticas. “Eso lo logras leyendo, investigando, teniendo argumentos para sustentar tus propuestas”, resalta Alayza, quien apuesta por mejorar el nivel formativo de los estudiantes a través de cursos como “Comunicación, innovación y desarrollo”, que será electivo en la Facultad de Comunicaciones, “Marketing de la Innovación”, que ya se dicta en la Escuela de Posgrado; y la Diplomatura en Comunicación de Ciencia, Tecnología e Innovación que se dictará en el marco de la Maestría en Comunicaciones, la cual busca ser un referente en esos temas.

Un campo laboral emergente en el Perú y la innovación en el mundo

Las políticas de innovación en el Perú tienen menos de diez años así que es un campo que está emergiendo y requiere de diversos profesionales de la comunicación tanto para entender como para diseñar, facilitar, gestionar y evaluar procesos de comunicación en el ámbito de la ciencia, tecnología e innovación. Entre las propuestas en las que ha participado, se encuentran el Riogenerador que consiste en una rueda hidráulica que bombea agua para generar energía eléctrica, y Casas Calientes que desarrolla dos tecnologías para combatir el problema de las heladas. Estas iniciativas partieron del hecho de que las comunidades aisladas no tienen acceso a algunos servicios, entonces se piensa en una tecnología que pueda cubrir esta necesidad.

Cuando estuvo como investigador en la universidad de Queensland en Australia (2014- 2017), tuvo la oportunidad de conocer el trabajo que se hacía allá en innovación. Se dio cuenta de que en Europa había escuelas enfocadas en el tema de comunicación de la innovación y en ese sentido había mucho que aprender. Sin embargo, respecto a los estudios indígenas, en Australia valoran mucho el trabajo realizado en Perú de las comunidades andinas.

“Sin saberlo, somos ejemplo y muchas de las corrientes de pensamiento desarrolladas en Latinoamérica son muy apreciadas en Australia” enfatiza Alayza mientras explica el problema estructural e histórico del aborigen australiano al ser marginado por la sociedad. En ese contexto, los estudios peruanos y latinoamericanos de comunidades indígenas sirven como modelo para los investigadores australianos en su búsqueda por encontrar innovaciones que sirvan como vehículos de inclusión social.

Valery Vergaray

Lima, julio 2018